miércoles, 22 de enero de 2014

INTERPRETANDO EL LOBO IBÉRICO EN O CAUREL (30 de Noviembre del 2013)



Una expedición se adentró en las montañas caurelás en busca de el "amigo", le pisamos los talones pero una vez más el lobo demostró al hombre que es él quien decide mirarle a los ojos...

Recién llegados del Caurel queremos más Caurel! varios días siguiendo a los más esquivos lobos de la Cordillera, hemos vivido una intensa experiencia en un entorno único y adictivo. El "amigo" no acudió a la cita..., pero sí nos ha dejado indicios visibles y palpables de sus correrías por la zona. Esta vez ganó el lobo..., pero me quedo con la vivencia de haber compartido una jornada con un grupo de entusiastas en uno de los parajes más espectaculares del norte de la Península Ibérica: CAUREL PARQUE NATURAL.


La jornada comenzaba fría y con una fuerte helada, nada mejor para comenzar con ganas la ruta. Ya según partimos escuchamos el reclamo de paseriformes, con un poco de paciencia descubrimos que una de las especies era el reyezuelo sencillo / estreliña do norte (Regulus regulus), ave forestal escasa en Galicia y relegada a su montaña oriental. 


Atravesamos un área de caliza y sus espinales asociados donde abundan serbales (Sorbus aucuparia), espinos albares (Crataegus monogyna), rosales silvestres (Rosa spp.), etc., que aportan mucho fruto tanto a aves como a mamíferos. Los excrementos eran abundantes en todo este camino, compuestos mayoritariamente por frutos de serbal, y adscritos a zorro (Vulpes vulpes), con muchos dudosos zorro/marta. 



Conseguimos saber quién era el de las cagaditas con frutos de serbal por todo el inicio de la ruta, “maese zorro” era el culpable



Difícilmente descubrimos entre el follaje al herrerillo capuchino / ferreiriño cristado (Parus cristatus), y oímos a los gárrulos arrendajos (Garrulus glandarius) y trepadores azules (Sitta europaea).

Seguimos escudriñando el suelo en la busca de cualquier indicio, excrementos, huellas, …; y las zonas de nieve eran bien revisadas; aparecían numerosos excrementos de zorro/marta, aunque la mayoría se adscribían al primero, y huellas de cánidos que nos despistaban. También encontramos huellas de corzos (Capreolus capreolus), un buen indicador de que nuestro amigo no andaría lejos…



En una pista forestal comenzamos a ver los primeros indicios de que nuestro amigo sigue habitando tan duras sierras caurelás. Las huellas, de no muchos días, eran bien visibles en un largo trayecto de la pista, analizando sus características pudimos confirmar que sí se trataban de lobo ibérico (Canis lupus signatus), su tamaño sobrepasaba ligeramente las medidas standard de la bibliografía y su forma se adaptaba al patrón lobuno, además de una evidente direccionalidad que nos hacían descartar al otro amigo, el perro.




           

          

… encontramos los primeros excrementos de lobo compuestos por pelo de jabalí (Sus scrofa), aunque eran marcajes de hace tiempo. Estamos en pleno centro de actividad de una manada.



Y de repente … nos sorprenden dos perros de caza, uno con radiotransmisor y otro con un collar que llevaba inscrito un número de teléfono fijo y su nombre. Desde este momento Poi fue la protagonista de la jornada, ya que acababa de salir de un lance de caza de jabalí que le asestó unas buenas colmilladas en el vientre y heridas en las patas. Menos mal que nos acompañaba en la expedición un estudiante de la Facultad de Veterinaria de Lugo, Hector, el cual valoró sus heridas, las cuales podrían ser graves. La perra activa al principio nos siguió, comimos bocata y se echó a un lado encaracolada y pronto comenzó a temblar…Hector no se lo pensó un minuto, se la echó a hombros y comenzamos a bajar por pista con nieve helada, una tortura….decidió hacer una camilla con una cazadora y entre Fernando, Nico, Alberto y Hector se la bajaron al punto de los coches para llevarla al pueblo de Seoane do Caurel. Allí unos cazadores la recogieron … Poi, nuestra acompañante fiel, se ha recuperado… va por Poi!


Siguiendo ruta nos encontramos con excrementos que podríamos adscribir a marta (Martes martes) por sus características




También aparecieron, al menos en dos zonas, otros excrementos de lobo, con jabalí como contenido; y un indicio muy interesante por su contenido según el etólogo David Nieto Maceín!, una regurgitación muy probablemente de lobo, que contenía diversos vegetales como gramíneas y otros arbustivos tipo brezo, utilizados para purgarse. La única forma de discriminarla con certeza sería con un análisis de ADN.



Al atardecer llegamos al lugar de la espera, donde intentamos sin éxito un encuentro con el lobo, fueron momentos de sensaciones, con nubes bailando que impedían la observación por momentos, TODA UNA EXPERIENCIA!, y al caer la noche regresamos


Una expedición se adentró en las montañas caurelás en busca de el "amigo", le pisamos los talones pero una vez más el lobo demostró al hombre que es él quien decide mirarle a los ojos...

Me despido tomando unas cañas con estos amigos …

"Desengáñate, lobo; si durante millones de años fuíste el dueño del monte, hoy te han desahuciado de tus dominios, y en ellos eres un intruso y nada más.” (José Curt Martínez; 1979)

Esta cita de nuestro célebre naturalista gallego va dedicada a todos los participantes de la jornada y a mis colaboradores: a Lucía y Antón especialmente, ya que nos demostraron que están preparados para rutas todavía más exigentes, a Roberto, Begoña, Nico, Gustavo, Carmela, David, Alberto, Fernando y Hector, un GRAN grupo; y nuestros colaboradores Javi Usera, Dani Pérez, Manuel Vázquez Torrón y Gustavo un servidor … HASTA LA PRÓXIMA, GRACIAS!!!
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada